Back to top

El comercio electrónico como vacuna contra el coronavirus

El Covid-19 no solo está dejando a su paso una crisis sanitaria inédita, sino también el preámbulo de una crisis económica que podría durar meses e incluso años, según claman algunos expertos. En este contexto de recesión e incertidumbre, la actividad comercial se está reinventando sobre la marcha y las empresas están constantemente buscando nuevas formas de llegar al público, o más bien de que el público llegue a ellas. Hoy hablaremos de cómo el comercio electrónico puede ser la vacuna que salve a muchas empresas durante la crisis del coronavirus.

El comercio electrónico se ha convertido en una solución casi perfecta para sostener la actividad comercial cumpliendo su vez las medidas sanitarias que recomiendan las autoridades. En Jungle Communications tenemos una amplia experiencia en la creación y desarrollo de páginas web con sistema de comercio electrónico para empresas grandes y pequeñas de todos los sectores. Ofrecemos soluciones a medida para diferentes necesidades y nuestro equipo plantea planes estratégicos de comunicación para asegurar el éxito de la página web y maximizar su potencial de captación de ingresos. ¿Por qué es tan importante apostar por ello en estos momentos?

La situación: desconfianza e inseguridad

Evitar exponerse a una enfermedad con un enorme riesgo de contagio es motivo suficiente para limitar al máximo las visitas a los establecimientos comerciales. La gente va a salir menos a comprar y solo saldrá para comprar cosas que necesite. La experiencia de compra, es decir, lo que generalmente se llama “ir de compras”, no va a desaparecer, pero tardará en regresar como algo habitual. En lugar de ello, incluso cuando las tiendas vuelvan a abrir, las personas preferirán salir poco a comprar y llevarse todo lo que necesite para no tener que volver y evitar un posible contagio.

Esto afectará, sobre todo, a sectores como el de la moda. Ir a una tienda y probarse algo que han podido tocar cientos de personas no va a ser una experiencia de compra agradable y tardará en volver a serlo, por lo que las empresas deberán encontrar una solución hasta que se recupere la confianza de los clientes. Esta solución es, efectivamente, el e-commerce.

 

Crisis = Oportunidad

Esta crisis tan peculiar ha llevado a todo el mundo a Internet. Los usuarios cada vez con mejores ojos hacer sus compras a través de la red y muchas empresas que tenían un bajo grado de digitalización se ven obligadas a apostar por esta vía. Los productos de primera necesidad ya llevan mucho tiempo en Internet y, aunque muchas cadenas de supermercados no cuentan con la infraestructura para hacer las entregas en casa de forma eficiente, lo cierto es que es un servicio muy recurrente que está cobrando importancia durante esta crisis del coronavirus. No obstante, el día de mañana tendrán que ser las empresas que desarrollan una actividad menos esencial las que potencien su comercio electrónico.

Como hemos visto antes, la experiencia de compra es algo que tardará en volver, por lo que la solución inmediata para las tiendas es apostar por el e-commerce hasta que se recupere la normalidad. Y esto, ¿qué quiere decir? Es sencillo. Significa que este es el momento de invertir en una página web funcional y en la promoción y venta de tus productos a través de las redes sociales. Significa también que en un contexto en el que el contacto directo entre las personas se ha reducido al máximo y aún tardará en normalizarse, merece la pena decirle a tu cliente: “Oye, estoy aquí, en tu pantalla. ¿Qué necesitas?”. Y sobre todo, significa que las empresas que no se muevan durante estos meses de inactividad no van a estar preparadas para sobrevivir al medio plazo de una realidad tan dura para la economía.

¿Qué panorama se dibuja?

Las compras tradicionales no desaparecerán, simplemente se tomarán un descanso. Eso sí, es muy probable que después de muchos meses de compra online los clientes adopten el comercio electrónico como costumbre y pisen menos que antes los establecimientos. Esto puede afectar especialmente a las grandes superficies, ya que la gente deseará recuperar la experiencia de “ir de compras”, pero no tanto la de “hacer la compra”.

En este contexto, las empresas que mejor se preparen durante la cuarentena y en las semanas posteriores serán las que mejor servicio puedan ofrecer al público una vez se vaya recuperando la normalidad. El comercio electrónico puede ser el antídoto, la vacuna que consiga la supervivencia de muchas empresas en un momento crítico, pero para ello es necesario invertir y apostar de verdad.

Recuerda: Todo lo que hagas hoy te ayudará mañana. Para ello, Jungle Communications pone a tu disposición todo su conocimiento en el desarrollo de páginas web y en e-commerce. Juntos podemos conseguir un volumen de ventas que permita superar este bache tan inesperado como inoportuno. Confía en nosotros y consigue la facturación que necesitas para devolverle el golpe a esta crisis global. Envíanos un mensaje y podemos hacerte una auditoría gratuita para ver qué necesitas. Estamos aquí para ayudaros en estos momentos difíciles.

¡Síguenos!